lunes, 25 de junio de 2012

Compartiendo vinos con Norrel Robertson

La verdad es que todos los día no tengo la oportunidad de poder acudir una cata en la que todo un Master of Wine me de a conocer sus proyectos y sus ideas sobre el mundo del vino. Está claro que no iba a perder la oportunidad, de manera que después de una breve pero muy interesante visita a la presentación de vinos de Jumilla, salgo disparado hacia el local de la UEC.

El interés no era sólo mío, y cuando llego veo que la sala está casi llena. Me da tiempo a echar un vistazo por encima al folleto que nos han preparado, y me dispongo a dejarme empapar por el conocimiento del prestigioso coordinador de cata que tenemos hoy.

Me llama la atención su dedicación al mundo del vino, pero sobre todo su sencillez y capacidad de transmitir el cariño por su trabajo, que tiene claro que es sobre todo la producción de vinos. Brevemente nos cuenta su trayectoria desde que comenzó como comercial de vinos  en Oddbins (Escocia), para pasar a vender vinos en “primeur” en Londres, y tras sumergirse en el estudio profundo del vino, obtener el título de Master of Wine. No fue esto suficiente para él, haciendo posteriormente un máster en enología en Nueva Zelanda. Tenía claro desde el principio que lo que quería era producir.

Tras ser contratado por la empresa International Wine Services para dirigir varios proyectos en España y Francia, buscó para establecerse un punto central, decidiéndose por Calatayud. Cuenta que una vez que conoció la zona, se sorprendió por la calidad de los viñedos, decidiéndose a hacer allí sus propios vinos. ¡Y comenzamos la cata!

Los primeros son unos blancos de viognier, variedad no amparada por la DO. Calatayud, y cuyas viñas están registradas como chardonnay. Utiliza para vinificar levaduras neutras, y para que los vinos sean fieles al terruño y a la añada realiza un muy buen trabajo con las lías.

Comenzamos por El Puño Viognier 2011 “en rama”, un vino que se muestra muy aromático, limpio, en el que las flores blancas se mezclan con la pera y notas de caramelo. Con la aireación aparecen notas de maderas nobles y lácteos. En boca se presenta con buena acidez aunque no del todo integrada, intenso, con volumen medio y un posgusto dulzón y frutal, no muy largo. Un vino a seguir.

Mucho mejor, El Puño Viognier 2010. El Escocés Volante. DO. Calatayud. En este caso el vino tiene un 5% de uva con botrytis. Su aroma es de intensidad media, en el que destacan el albaricoque en almíbar, suaves notas lácteas y ahumadas. Con la aireación se muestra más floral. En boca tiene buena estructura, goloso, con acidez suficiente, su posgusto es ácido, con un amargor final elegante. Muy bueno plus.

Catamos también el 2009, primera añada que salió al mercado, que me ofrece sensaciones inferiores al 2010, que es la cosecha que actualmente está en el mercado.

A continuación su básico,  La Multa. El Escoces Volante. (100% garnacha) DO. Calatayud. Un vino no muy expresivo en nariz,  con fruta roja madura, y algunas notas lácteas. Es fresco, de volumen medio, ligeramente astringente, tiene intensidad media y un posgusto frutal no excesivamente largo. Muy bueno minus. No está nada mal para los menos de cinco euros que vale.

Las muestras del vino en rama del que será la añada de 2011, una procedente de suelo de arcilla y otra de suelo pizarroso, nos dan idea de cómo identifica el terruño en sus vinos. Uno en el que domina el monte bajo sobre fruta negra madura; y otro en la que hay notas de maceración carbónica, con regaliz. Ambos muy frescos, manteniendo el primero un característico amargor final, y el segundo unas leves notas florales en el posgusto.  La Multa 2011 saldrá de un ensamblaje  de ambos vinos.

Para terminar el vino señero de la bodega, El Puño Garnacha, que sólo se produce si las uvas ofrecen para Norrel una calidad suficiente. La crianza se realiza en barricas de segunda mano que han tenido con anterioridad vinos de Rueda. Catamos en primer lugar una muestra de la barrica cuya acidez y tanicidad hacen prever que tenga una evolución muy positiva. Y después las dos añadas del Puño que existen en el mercado:

El Puño Garnacha 2009. El Escocés Volante.  DO. Calatayud. El vino algo cerrado al principio ofrece aromas de monte bajo, junto con ligeros balsámicos como de hinojo, al airearse va ganando consistencia la fruta roja madura acompañados por vainilla ligera. En boca es fresco, con taninos aún algo vivos, goloso y persistente. Muy buen volumen. Muy bueno.

El Puño Garnacha 2007. El Escocés Volante.  DO. Calatayud. Recibe con aromas de toffee, acompañados por fruta negra, y ligeras notas de arrope, con la aireación aparecen notas sutiles de cáscara de naranja y algunos tostados y vainillas. En boca sorprende su frescura, muy suave y vertical, va ganando intensidad en boca, dejando al final un fondo goloso muy atractivo. Muy bueno plus.

Una buena cata en la que he conocido vinos que rompen los moldes que tenía de Calatayud, vinos frescos y accesibles, auténticos, a unos precios muy moderados. Estoy convencido de que pasarán por mi mesa. Lo mejor, sin embargo, ha sido conocer a un apasionado del vino, que a su bagaje de conocimientos une su sencillez y sus ganas de compartir. Una gran persona más conocida gracias al mundo del vino.

PS. Los vinos de El Escocés Volante se pueden encontrar online en Vila Viniteca.  El Puño por algo menos de 20 euros , y por algo menos de cinco, La Multa.

2 comentarios:

  1. Qué suerte, Vicente, menuda presentación interesante. No he probado el viogner del escocés errante, pero su garnacha El Puño fue, sin duda, uno de los vinos que más me gustaron de todos los (cientos) probados en el pasado Alimentaria. Para que digan que si la garnacha necesita no sé qué clima o alturas o laderas para ser fresca. Menudo vino, qué impacto...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Joan! Sí que fue una suerte. Los vinos me gustaron mucho, pero el tener la oportunidad de hablar con el productor fue realmente una experiencia extraordinaria.
      Desde luego el que tenga dudas sobre si se pueden hacer garnachas frescas en Aragón, no tiene más que probar estas.
      Por cierto, mientras escribía este mensaje me acaban de llegar los cavas de Colet. Me van a venir de lujo para aplacar este calor. Ya te comentaré.
      Saludos
      Vicente

      Eliminar