martes, 19 de junio de 2012

La Despeña. Cata de tintos gallegos.

No cabe duda de que Galicia es una de las comunidades españolas en las que el panorama vinícola se está moviendo con más fuerza en los últimos años. La recuperación de variedades autóctonas por parte de enólogos del prestigio de Raúl Pérez o José Luis Mateos, por citar a dos de ellos de sobras conocidos, está haciendo que se produzcan vinos de calidad contrastada y una enorme personalidad. Vinos de esos que cada año nos ofrecen sensaciones diferentes, porque se hacen sobre todo en la viña, aún cuando el trabajo en bodega sea realizado con esmero.

Cuando en la presentación de la bodega de Alfredo Maestro, Mariano “Mileurista” propuso que en una cata de La Despeña incluyéramos algunos tintos gallegos a ciegas, la idea me sedujo enormemente y no perdí demasiado tiempo en trasladarla a mis compañeros (no sé si despeñeros o despeñados). Rápidamente hicimos un hueco para la cata de mayo.

Tenía yo el “gusanillo” de volver a catar con mis compañeros. Habían pasado tiempos duros que me habían apartado del grupo, y en cierto modo, iba con los nervios del primer día. Aunque las curvas de la carretera de Hoyo no dejan mucho tiempo para pensar, le daba vueltas en la cabeza a los posibles vinos que Mariano nos podía proponer. No duraría mucho la incertidumbre.

Acomodados en la parte inferior del Fogón de Baco nos “enfrentamos” al primero de los vinos. No es excesivamente aromático, pero se detectan con facilidad balsámicos, que recuerdan los eucaliptos, pimienta, notas de lavanda. En boca tiene un ataque suave, muy fresco, con un tanino ligeramente verde, buen volumen y abundante fruta, tan sólo le echo en falta algo de intensidad y persistencia. Sin duda, un buen vino para iniciarse con los tintos gallegos, fino y bien hecho. Al descubrir la etiqueta, vemos que se trata de HUSH 2009, de la DO. Ribeiro, un vino multivarietal de muy buena factura que produce X.L. Sebio. Muy bueno.

Después de este buen comienzo, que no somos capaces de identificar, recibimos al segundo de la tarde. Aparecen con buena intensidad, aromas de tierra humeda y monte bajo, abundantes notas minerales, tinta china y tabaco. Con la aireación van apareciendo algunas notas de torrefacto. En boca lo primero que noto es su acidez marcada, fresca. Algo goloso y bien carnoso, tiene una longitud mayor que el anterior. Su final es amargoso, elegante.

De nuevo estamos un poco perdidos, y de hecho cuando se hace ver la etiqueta, es un vino desconocido para nosotros. Se trata de Valderroas Carballo 2009. Un vino 100% mencía, que pasa por doce meses de barrica usada cuatro años en los blancos de la bodega Valdesil. Muy bueno plus.

Animados por vinos tan interesantes, sale al ruedo el tercero. Un vino en el que de nuevo destacan los aromas balsámicos de eucalipto, algunos destellos de incienso, fruta roja, y menta. Muy personal en nariz, y potente en boca, donde se muestra con una muy buena acidez. Vertical, se muestra sutil, pero con un gran carácter. Largo. Excelente minus.

Alfredo mira un momento al cielo, recibe inspiración y dice contundente, es un Goliardo de Rodrigo Méndez. En efecto, se trata del Goliardo Espadeiro 2010, de la bodega Forja del Salnés, de Rias Baixas. Bien por Alfredo, y por el Goliardo.

Mirando con algo de envidia a Alfredo, nos centramos en el cuarto. Unos curiosos aromas de mango nos reciben, para dar después paso al eucalipto tan distintivo en estos vinos gallegos. Aparece con un poco de aireación la fruta, en la que se entremezclan las pasas con algunas grosellas. Le encuentro incluso algunas notas de arrope. En boca muy fresco, con acidez marcada, y ciertos verdores. Alcohol muy bien integrado. Final en el que se mezclan balsámicos y frutas, con suficiente persistencia.  Muy bueno plus.

Alfredo, recordando la cata de José Luis Mateo que compartimos en La Tintorería, dice sin dudar que se trata de un Quinta da Muradella, y en efecto se trata del alvarello de esta bodega, un vino de la DO. Monterrei. ¡Joder con Alfredo!

Y llega el último, una pena que una cata tan redonda se vaya terminando. ¿Qué nos habrá traído Mariano para rematar? Un vino que aparece muy cerrado con notas de cuadra, que dejan paso a balsámicos  más ligeros que en el resto de los vinos de la cata, una nariz compleja e interesante. Fruta roja madura abundante, con algunas notas ligeras de vainilla, notas minerales terrosas. En boca muy fresco, algo verde y con tanicidad marcada, que junto a su acidez hacen augurar una muy positiva evolución. Posgusto muy complejo, y tremendamente largo. Excelente minus.

El vino me trae recuerdos, pero la memoria no es mi fuerte. Miro a Mariano con mirada inquisitiva, y me dice que no marca la añada. ¡Claro! He catado un 2008  no hace mucho, y es muy similar. Se trata de El Pecado 2010, el vino de Raul Pérez.

La verdad es que La Despeña ha demostrado un gran nivel, aunque me esté mal el decirlo. Tres de cinco de estos vinos de producciones tan bajas no es una mala marca.

Una cata sumamente interesante, que me deja con ganas de continuar disfrutando de estos vinos gallegos, que me hacen creer en esta afición. Vinos extremadamente personales, de productores que asumiendo riesgos notables, que nos ofrecen auténticos productos de la tierra, reflejos de las circunstancias vividas por la viña. Va a haber que seguir invitando a Mariano.

Si queréis encontrar estos vinos (alérgicos a la acidez abstenerse), de escasísima producción, os recomiendo que os pongáis en contacto con Tensi, de Vid'i - Vinícola de Información, apasionada por estos vinos que conoce muy bien.

10 comentarios:

  1. Excelente cata de vinos gallegos y conociendo a Mariano eran de esperar algunas de estas bodegas.
    A botella descubierta- nunca se sabe a ciega - que el vino de menos nivel es el Valdeorras. He probado todos estos vinos- excepto pecado 10 y alvarello fue 09- y a día de hoy, creo que me quedo con el espadeiro

    ResponderEliminar
  2. A mi me pareció una cata excelente. Tengo que catar con tranquilidad en casa tanto el Goliardo como el Quinta da Muradella, los dos me gustaron mucho.
    La cata ciega tiene sus cosas buenas, y sus defectos. El estar preparado para el vino que bebes, en cierto modo te hace apreciarlo mejor. De todas maneras, el Quinta da Muradella, que ya había probado en una cata con José Luis Mateo, creo que seguirá siendo mi favorito.

    ResponderEliminar
  3. Ay Jorge. Este verano en Asturias prometo ser de todo menos predecible... je je.

    Y Vicente, que hay material para montar la secuela. Así que cuando queráis.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mariano, seguro que después de vacaciones hacemos un hueco para la segunda. Ojalá se mantenga el nivel de la primera.
      No creo que tenga que "pinchar" mucho para meterla en el calendario.

      Eliminar
  4. Ay Mariano mira que eres, no era quería decir q eres predecible, sino q conociendo tus gustos y haciendo una cata para gente q no está de probar mucho gallego, eran de esperar estás bodegas. Si la hubiera hecho yo , seguramente coincidiría en muchos, Jajajajaja q tío.
    Vicente monta esa segunda cata q tengo mucha curiosidad con lo que pondrá, ahí habrá más sorpresas..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que tres de los cinco vinos los conocíamos. Pienso que son bodegas muy representativas, y está claro que tenían que entrar en esa primera cata.
      Me pongo en marcha para ver si organizamos la segunda. A ver si haces un hueco y te apuntas, y matas la curiosidad in situ.

      Eliminar
  5. Por cierto, Vicente, abundando en otro tema: muy bien ha quedado la nueva forma del blog!!! Felicidades, no había caído hasta ahora!
    Joan

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Joan
      Está recién reformado. Espero poder poner los contenidos a la altura del diseño. Peter me ha echado una mano, y ya sabes que es francamente bueno.
      Vicente

      Eliminar
    2. Como Peter bien dice: lo importante son los contenidos. Y ahí el único responsable eres tú. Pero un diseño en el que te sientas más cómodo y tus lectores también, es importante. Ese paso lo has dado y, en mi opinión, muy bien. Ahora a cintinuar en el otro!
      Saludos,
      Joan

      Eliminar
    3. Muchas gracias de nuevo. No fue fácil tomar la decisión del diseño a seleccionar, de las tres propuestas que me hizo Peter esta era la que me parecía más arriesgada, pero también es cierto que es la que mejor capta la idea que quiero transmitir del mundo del vino en mi blog. Un mundo del vino accesible, apasionante y sobre todo, muy disfrutable. Lejos de los aromas de acacia marchita y rosas de Alejandría.
      Ayer mi hija mayor, me dijo después de leer esta sobre la cata de tintos gallegos, algo que me ha hecho ver que puedo haber comenzado en buena dirección. “Por lo que cuentas, eso de las catas ciegas parece muy divertido”, decía. Me han pedido, ella y sus amigos, que les prepare unas catas de introducción. Sólo eso ya merecería la pena haber iniciado este blog.
      Como le comentaba a Peter, contar mis experiencias en el blog (no pretendo otra cosa), me hace disfrutar doblemente el vino, una mientras dura el evento y otra segunda cuando las escribo y ordeno. Mientras disfrute del vino y sus gentes, tenga tiempo, y a Elena no le importe demasiado, procuraré seguir escribiendo. Queda todo por mejorar, tanto en la selección de temas, como en los modos de contarlo, pero tengo mucha ilusión, ganas, y buenos amigos que me ayudarán a mantener el rumbo. Espero poder aportar algo a este mundo apasionante del que tanto recibo.
      Saludos,
      Vicente Vida

      Eliminar