viernes, 13 de julio de 2012

La nueva Tintorería


A los que no estén cerca de los círculos  del  vino madrileño, este extraño interés por la limpieza en un blog que pretende tratar sobre el mundo del vino y la gastronomía, puede resultar extraño. Podéis estar seguros de que  aún no se me ha ido  la pinza, al menos esta entrada no es muestra de ello. La Tintorería es un reducto al que los aficionados madrileños nos acercamos, con la regularidad que nuestro tiempo y nuestros bolsillos nos permiten, para proveer nuestras bodegas con algunas botellas de su cuidada selección.

La primera tienda, en la calle Marqués de Zafra, la abrieron César, Flequi y Nacho hace ya tres años, si mi memoria no flaquea. Les conocí en una de las múltiples catas que organizaron y me encantó su forma de difundir la cultura del vino, muy divertida, pero con la profundidad que dan su conocimiento  y su amor por la tierra.

El éxito de su propuesta, en mi opinión se basa en atender al cliente de forma cercana, conociéndole, y en cierto modo, animándole hacia nuevas experiencias. Gracias a ellos he conocido a enormes productores borgoñones, como Lafarge; y también he dado algún resbalón, porque no decirlo, como con Confuron.  A mí me recuerda una de esas tiendas de barrio, en las que se conoce a buena parte de la clientela por su nombre, y por sus gustos.

Y gracias a ese éxito, se han animado a abrir en la calle Guturbay, 4, en pleno centro comercial madrileño, una nueva tienda. Acudí a la inauguración de la tienda a desearles la suerte que sin duda merecen. No soy, sin embargo, muy amigo de los bullicios. Además, estaban ellos muy ocupados atendiendo a la gran cantidad de productores, clientes y amigos que allí se congregaron. Al final, no estuve demasiado tiempo.

Me quedé sin embargo con las ganas de dar una vuelta por su nuevo local. Es este mucho más amplio que el anterior y con posibilidades de una exposición más atractiva. La excusa me la brindó la oferta que hicieron en Facebook de catar la nueva añada del productor bordelés Michel Lynch. No me hice mucho de rogar.

La tienda es espaciosa, me cuenta Juan que en ella tendrán lugar las catas que se programen en el curso próximo. La exposición agradable y fácil de examinar. Me encuentro en ella con viejos conocidos, y voy tomando nota de algunos vinos que en breve deberán pasar por mis copas. Pregunto a Juan por Lynch  y me cuenta algunas cosas de este productor que recientemente ha obtenido en Francia certificado ecológico en sus viñas. Son tres los que se han incorporado a La Tintorería: un sauvignon blanc, un merlot y un Pauillac. No soy muy aficionado a los burdeos, pero conocedor del estilo que gusta a los tintoreros me han despertado la curiosidad. Esto fue lo que los vinos me dijeron:

Michel Lynch Sauvignon Blanc 2011. Bourdeaux. Ofrece a la nariz una intensidad media en la que encuentro hierba cortada, cítricos y manzanas verdes. Un aroma muy limpio, sencillo. En boca tiene una intensidad media, acidez cítrica bien integrada no excesiva. Final medio, frutal con recuerdos de melón y lima. Sencillo y agradable. Muy bueno minus.

Michel Lynch Merlot 2010. Bourdeaux. En nariz no es muy expresivo, dominando los aromas de setas, junto con monte bajo, con fondo de frutos rojos frescos. En boca es aterciopelado, con cuerpo medio, y acidez correcta. Taninos elegantes. Final afrutado con un ligero toque amargoso. Muy bueno.

Chateau Lynch-Bages Pauillac. AOC Pauillac. Nariz también de intensidad media en la que encuentro abundante fruta roja, con notas de setas secas y algunos toques herbáceos. Con un poco de paciencia aparecen notas ahumadas y de vainilla. Muy agradable. En boca sus taninos son amables. Entrada frutal, fresca, compleja, con notas minerales. Intenso y con un excelente volumen. Posgusto frutal con algunos leves recuerdos de pimiento verde. Muy bueno plus.

Entre cata y cata charlo un rato con Juan, que se ve que tiene el amor por el mundo del vino de los tintoreros, del que me dejaré aconsejar, y al que veré en nuevas catas, que espero serán otras historias.


PS. Mis mejores deseos para todos los tintoreros en esta nueva aventura.

2 comentarios:

  1. Tienda llena de delicias, caté muchas en la inauguración, pero déjame sugerirte la rareza más rara de cuantas he catado hasta ahora: los vinos de la siciliana Arianna Occhipinti. Te gustarán o no, pero no los olvidarás nunca.
    Abrazos
    Luis
    http://todalavidaescuento.blogspot.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Luis

      Tomo nota de tu recomendación. Estoy convencido de que esos vinos no me dejarán indiferente, como dices.
      Hace poco estuve en una cata, también de vinos de Sicilia muy interesantes. Parece que el destino me llama hacia allí.

      Un abrazo
      Vicente

      Eliminar