miércoles, 1 de agosto de 2012

The Wine Room


La figura del aficionado es pocas veces tratada con justicia en cualquier tipo de publicación que trate sobre el vino y la gastronomía. Cuando se le cita  en círculos profesionales, normalmente es para denostarle porque se ha “atrevido” a emitir su opinión públicamente sobre algún producto al que ha tenido acceso. El aficionado es, sin embargo, importante en su faceta de buen consumidor para el cierre del ciclo, que comienza en la tierra, y pasa por la compra y el disfrute del buen vino. También es significativa su relevancia por su acceso a los círculos de bebedores “normales”,  que normalmente no consultan blogs, ni revistas, y que no tienen idea de quién es Peñín, ni tan siquiera el todopoderoso Parker.

Uno de estos aficionados con empuje, es Juan Manuel Figuereo, con el que tan sólo he coincidió un par de veces, pero al que considero mi amigo. Un apasionado del mundo del vino, impulsador de un grupo de catas en San Fernando, y que se ha construido su propio rincón del vino en el garaje de su casa (debe estar casado con una santa). Hombre inquieto, generoso, prudente y con esa sabiduría que tan sólo poseen los humildes. Cualidad, la de la humildad, frecuentemente despreciada en este mundillo. Tiene el gracejo de nuestra tierra. De hecho, debe haberse quedado con su parte y la mía. Cosas de la estadística.

The Wine Room” es su rincón, en el que el vino es el completo y absoluto protagonista. Una pequeña barra en una de las esquinas, muchas fotos en las paredes (me sobraría la de Parker), una mesa de catas en el centro, y un lateral con acomodo para unos cientos de botellas configuran a grandes rasgos el rincón.  

Visité su "espacio para disfrutar el vino" en mi última visita a Cádiz. Me recibió con un muy buen blanco, el riesling 2010 del Domaine alsaciano Zind-Humbrecht. Un infanticidio, pero muy disfrutable. Gran acidez y verticalidad, fondo frutal y una gran mineralidad. Me tiraban más, sin embargo, los generosos que había comentado recientemente en su blog, especialmente el Tío Pepe en rama, de muy difícil acceso fuera de las cercanías de Jerez.  A por él fuimos.

Juan Manuel cata con parsimonia. Deja que el Tío Pepe vaya esparciendo su aroma por la copa. Aromas de panadería, avellanas, balsámicos y de salina. Bebe despacio, a sorbos muy cortos. Un vino equilibrado, ligeramente punzante, fresco, tremendamente largo, con el característico final ligeramente amargo. ¡Qué gran vino!

Le pregunto a Juan Manuel si realmente existen diferencias con el Tío Pepe “normal”. Se dirige al frigorífico y sirve dos copas. Prueba, me dice. En efecto, las diferencias se perciben con facilidad. El vino “comercial” es menos potente, y en él los aromas son más herbáceos y balsámicos. Es en boca menos redondo , pero también intenso y potente como su "hermano".

Termino el fino en rama, y me quedo con algo de pena. Pena porque una bodega de la potencia de González Byass tan sólo haya sacado 900 botellas, pena porque con la visión comercial que siempre han demostrado hayan tardado tanto en ponerlo en el mercado.

Otro de los vinos de los que Juan Manuel había escrito y que me habían llamado la atención es la manzanilla pasada Barón, y en medio de la charla también la catamos. Es una manzanilla que Juan Manuel dice que enamora, y a fe que es cierto. Su aroma es intenso y muy fresco, casi de amontillado. Se mezclan con armonía las almendras con la panadería, sobre fondo de bajamar. En boca entra con frescura, sabrosa, con abundantes toques salinos, y muy larga. De impresionar. Espero que no sea muy difícil de encontrar en Madrid..

Paso  en  "The Wine Room" de Juan Manuel un rato espléndido. El tiempo se para, y sólo existen la amistad y el vino, salpicados por anécdotas y comentarios. El mundo del vino es tremendamente complejo, lleno de dificultades, especialmente en el tiempo que nos ha tocado vivir. Sin embargo, de una cosa estoy seguro, con algunos aficionados de la talla de Juan Manuel, sería algo mejor.

16 comentarios:

  1. Quien pillara un sitio asi...

    Por cierto, este año me flipó
    la Papirusa de Lustau y sobre todo Unapalma de glez-byass ( http://www.mileurismogourmet.com/2012/01/placeres-con-n.html?m=1). Has probado este último. Aun no he podido vomentarlo con nadie...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Mariano

      Yo le voy a pedir a mi mujer que me deje tapiar un trozo de salón, pero me da que me va a decir que no...
      La Papirusa la he bebido y me encanta. De Una Palma tengo una botella. Cuando la abra, que no será muy tarde te dejo un comentario en la entrada de tu blog.

      Saludos
      Vicente

      Eliminar
  2. Pues yo que también lo conozco de dos o tres ocasiones más, no tengo más que corroborar lo dicho por tí, Vicente. Además del Wine Room, que no conozco, y de su afición por los vinos, tenemos el placer de leer su blog "de Copas con Baco", donde siempre nos sorprende con alguna rareza algún vino de la Tierra de Cádiz, o algún que otro generoso...
    Por cierto, que esa Manzanilla Pasada Barón, que descubrí y plasmé opinión en Verema hace ya más de 3 años, sigue siendo la segunda entrada más leída de mi blog, todo meritorio, así como lo de Juanma.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Guille, tú eres en gran parte el culpable de mi decisión de crear un blog, donde plasmar mis pensamientos u opiniones sobre todo lo que concierne al vino.
      Tu blog, "Y de vinos, qué" es mi ejemplo a seguir, dinámico, divertido y entendible para todos, incluso para los neófitos.
      Por eso te doy las gracias, amigo.
      Ah! Y cuando quieras quedamos para "charlar" en mi rincón... sólo tienes que decirlo.
      Un fuerte abrazo, portuense.

      Eliminar
    2. Acabo de ver la nota de cata que pusiste en Verema. Ciertamente es una "pasada de manzanilla". Estuve ayer buscando donde la podía encontrar en Madrid, y ha resultado que la tienen en una de las tiendas a las que voy con cierta frecuencia, La Tintorería. Ya ha dejado de sorprenderme que los vinos que me gusten se encuentren allí a menudo.
      De Juan Manuel no digo nada más, que se lo va a creer. Si puedes haz una visita a The Wine Room, y lo ves en "su salsa".

      Eliminar
    3. Hombre, pues Juanma, muchas gracias de nuevo, si mi blog te sirvió de algo y para animarte a escribir el tuyo, ya ha servido para algo. La verdad es que esto ya me lo han dicho dos o tres que escriben en internet, así que parece que voy creando escuela, aunque enmi caso cada vez me cueste más escribir.
      Saludos, pupilo..je, je!!

      Eliminar
    4. Pues a ver si te animas Guillermo! Es un gusto leerte.
      Por cierto, la próxima vez que baje a ver si podemos organizar una cata de blancos andaluces tranquilos. No te creas que me he olvidado del Ocnos.

      Eliminar
  3. Guauuuu...!! Vaya sorpresa me tenías guardada!
    Estoy tremendamente alagado y más gordo que Jay Miller, jejeje.
    Tus palabras de cariño y sinceridad me sonrojan.
    Siempre estarás invitado a mi rincón, porque ese es el propósito del mismo, compartir las experiencias y los buenos vinos charlando con un amigo, un nuevo gran amigo.
    Gracias por este regalo tan original y hasta la próxima.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti, amigo.
      Aunque la foto de Parker en la pared, y la referencia ahora a Jay Miller, me hacen repensar la oportunidad de esta entrada. ¿No serás un infiltrado?
      Tendremos que discutirlo con unos vinos la proxima vez que vaya por San Fernando.

      Eliminar
  4. No me ha quedado claro, es un negocio o es su capricho- o ambas-?: Envidia sana es lo que tengo, por el local y por la zona de procedencia.
    Que ganas tengo que conocer vuestra tierra de verdad. He estado varias veces en Cai capital peor nada mas.
    Junto con los vinos canarios, los vinos del marco son alguna de mis asignaturas pendientes.
    Lanzo una de mis preferidas, la manzanilla pastrana y tengo mucha curiosidad de esos finos con "palma".
    Felicidades Juan Manuel

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Jorge

      El espacio es para uso privado de Juan Manuel, y de los proviliegiados que he mos tenido oportunidad de visitarlo. Desde luego es para tenerle envidia.
      La verdad es que en tu caso, que vives en la otra punta de España, tiene cierta justificación. En el mío, que he vivido en el Puerto de Santa María hasta hace seis años, es imperdonable. Ya le estoy poniendo remedio.
      La verdad es que estas vacaciones las he aprovechado, y sobre todo me he hecho con algunos contactosn para que en futuras visitas pueda ir disfrutando estos vinos como se merecen. Si vuelves no dejes de dar una vuelta por La Sacristía (mira mi post anterior). Realmente merece la pena.
      De vinos canarios, yo tampoco ando muy ducho. Hace un año más o menos organicé la cata de La Despeña, y la hice con esos vinos. Me gustaron mucho los de la bodega Suerte del Marqués.
      A mi también me gusta La Pastrana, pero la que no debes dejar de probar es la pasada Barón. Es impresionante, ¡y por 7.5 €!

      Saludos
      Vicente

      Eliminar
    2. Hola, Vicente y Jorge:
      Os sigo con interés y el comentario que hacéis sobre esto de las catas a mil kilómetros del sibaritastur Jorge hasta 'Cai' podría tener remedio: quedar en el centro, es decir Madrid. Si os animáis a celebrar alguna quedada por aquí, me apuntaría gustoso.
      Ya me diréis.
      Saludos.
      Donatus.

      Eliminar
    3. Tomo nota, Donatus. Yo también vivo en Madrid. ¿Nos conocemos?
      A ver si hacemos algo interesante con generosos andaluces. Le daré una vuelta. Podría ser interesante.
      Gracias por el comentario.
      Vicente

      Eliminar
    4. Donatius, gracias por el ofrecimiento. No se cuando podré acercarme a Madrid, yla cosa está como está pero ahí queda pendiente.
      De todas maneras si Juan Manuel me invita ;) me encantaría conocer este templo algún día, jejejejeje

      Eliminar
  5. ¡que decir que ya no se haya dicho! Juan Manuel es un crack, y además muy didáctico en sus explicaciones ¡un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola José Miguel
      Gracias por tu comentario! Ahora que ya sabes el camino, vuelve cuando quieras. Estás en tu casa!
      Saludos
      Vicente

      Eliminar