viernes, 21 de septiembre de 2012

Rioja. ¿Clasicismo o Renovación?


Esta fue el sugerente título que la UEC dio a una de las catas programadas para septiembre, en las que se agrupan, bajo denominador común, algunos de los vinos que se presentaron al pasado concurso BACCHUS 2012. En la que nos ocupa, nos propusieron doce vinos de la DOC. Rioja, que se cataron comenzando por los más jóvenes.

Este evento tenía para mí un interés que no estaba directamente incluido en la propuesta y, porque no decirlo, cierto morbo. Neal Martin, el acólito para España del “todopoderoso” Robert Parker Jr., había publicado recientemente las calificaciones de un buen número de riojas, y sobre todo, un artículo en el que exponía sus puntos de vista, sobre una de las más prestigiosas denominaciones de origen españolas. Artículo que ha enojado no poco a muchos. Me apetecía contrastar sus puntuaciones con mis gustos personales.

No quiero ser pretencioso, ni mi intención es juzgar a Martin. En mi opinión, la validez de un crítico no la puede confirmar más que uno mismo. Es simple, si lo que puntúa bien me gusta es válido para mi, y de lo contrario no. Cierto es que esto exige una labor de formación propia. Las personas poco formadas son más tendentes a aceptar como propios los gustos de otras personas, que la comunidad establece como de referencia.

El primero de los vinos que catamos me trae a la mente las palabras de Neal Martin: “Subyugado por el roble, acompañado por excesivo nivel de alcohol y con una botella a prueba de balas”. Vino completamente prescindible, que posiblemente se pueda empezar a beber dentro de muchos años, sin anestesiar la boca. Como cuesta 120 €, no creo que lo pruebe jamás. Tras varios minutos de beber agua y comer colines estoy preparado para los siguientes. ¿Será este el vino que inspiró al acólito de Parker?

Encuentro algunos de los vinos restantes carentes de personalidad, mucha canela y algunos tostados que forman un patrón unificador que esconde lo que la fruta debería haber proporcionado. Conste que no soy un talibán anti-madera. Bajo mi punto de vista unas notas de canela, maderas nobles o unos tostados muy ligeros, siempre que no resten el protagonismo debido a la fruta son incluso deseables, ya que contribuyen a aumentar la complejidad aromática.

Van pasando algunos vinos que me parecen ciertamente interesantes. Entre ellos, el primero, Egomei 2009. (85% tempranillo y 15% graciano). Finca Egomei. Aromas de buena intensidad a fruta roja, algo licorosa. La acompañan notas de cuero, maderas nobles y algo de especias dulces. Agradable. Ataca con buena acidez. Suave, con volumen medio. Tanicidad presente, no desagradable. Posgusto amargoso, elegante. Medio, largo. Correcto, sin llegar a emocionar. Bueno plus. (NM 89)

El siguiente que me impresionó fue un viejo conocido, Ramón Bilbao Edición Limitada 2009. (100% tempranillo). Bodegas Ramón Bilbao. De nuevo aparece la fruta roja en licor, pero esta vez la acompañan aromas de bosque, con toques balsámicos y ciertas notas de cuero. Al fondo algunos recuerdos de canela. Acidez correcta y gran suavidad para este rioja correcto. Concentrado. Final medio, con recuerdos amargos. Muy bueno minus. (NM 89) Es curiosa esta edición limitada. ¡Se “limita” a 326.000 botellas!

El nivel va subiendo, y de la añada 2009 el que más me gustó fue La Montesa 2009. (Tempranillo, graciano, mazuelo y garnacha). Bodegas Palacios Remondo.  El vino aparece un poco tímido, con notas de humedad. Poco a poco se expresa con aromas de frutos rojos, matizados por hongos y flores azules. Con la aireación se percibe un aroma fresco de fresas y leves tostados. Muy agradable. En boca suave y equilibrado. Con acidez media, bien estructurado. Algo ligero de sabor. Posgusto frutal medio largo. Muy bueno minus. (NM 92)

Después de algunos vinos de nivel correcto, pero sin una gran personalidad llegamos a Luis Cañas Reserva de Familia 2005. (95% tempranillo y 5% graciano). Bodegas Luis Cañas. Aroma complejo en el que destaca la fruta roja fresca, con un fondo de especias dulces, balsámicos y matices de caja de puros. Buena intensidad. Muy agradable. En boca ataca con buena acidez, para dar paso a una buena intensidad frutal que toma la boca. Volumen y estructura. Posgusto ligeramente amargo con notas de regaliz, medio largo. Muy bueno plus. (NM 96)

Llego a casa y comparo mis anotaciones con las puntuaciones de Martin. Me llevo alguna sorpresa, como no podía dejar de ocurrir. Los cuatro vinos que me han parecido destacables están bien puntuados, y en el mismo orden en que yo los había percibido. Esperanza. Mis puntuaciones son algo más bajas. ¡Van a tener razón mis alumnos!

Un par de vinos de la cata bien puntuados por Martin, Colección Vivanco 4 varietales 2009 (NM 87) y Conde de Valdemar Gran Reserva 2004 (NM 85), no me gustaron demasiado. El primero, con una nariz portentosa y de gran personalidad, tenía un final excesivamente cálido, notándose en exceso el alcohol para mi gusto; el segundo me pareció un vino muy correcto, pero no es lo que esperaba de un vino clasificado como gran reserva.

Sacar conclusiones no es fácil con una muestra de tan sólo doce vinos. No me voy a atrever a hacerlo, pero desde luego el estilo de Martin me gusta muchísimo más que el de su antecesor. Motivos hay para la esperanza. Como dice Mario en su entrada de ayer, mantendremos la luz de cruce.

No quiero cerrar esta entrada sin dejar de hacer mención al artículo sobre la Rioja que recientemente ha escrito Neal Martin en The Wine Advocate, que he leído con detenimiento (incluso subrayado). Por una vez, y sin que sirva de precedente, me voy a mojar. En líneas generales, me gusta mucho. Materia hay para largas discusiones. Pero eso serán otras historias.

14 comentarios:

  1. Lo pienso leer con detenimiento y comentar mis impresiones.

    ResponderEliminar
  2. Nos has llevado a esa cata, como siempre...gran entrada Vicente.

    Por otro lado, me da esperanzas que mis notas de Luis Cañas no difieran demasiado de un experto como tu. Quizás, solo quizás, no estaré haciendo demasiado el ridículo.

    Con respecto al artículo de Rioja, lo leeré y a ver si tenemos oportunidad de comentarlo el lunes o cualquier otro día...

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu comentario. Para nada soy un experto. Un aficionado con muchas ganas de aprender, sí.
      Si quieres el artículo lo tengo en PDF, te lo puedo enviar por correo electrónico.
      Saludos,
      Vicente

      Eliminar
  3. Muy interesante esta entrada Vicente. Parece que el nuevo estilo Parker impuesto por NM está poniendo "las cosas en su sitio". Posiblemente a partir de ahora nos encontremos con vinos menos exagerados.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu comentario. Esa es, en efecto, mi percepción. Parece que a los que nos gustan los vinos menos exagerados estamos de suerte.
      No diría yo "estilo impuesto", no he leído el original en inglés, pero el artículo traducido, en mi opinión, está correctamente argumentado y sus sugerencias parecen de lo más razonable.
      Saludos,
      Vicente

      Eliminar
  4. Hay algo que no acabo de entender con todo esto de Parker, Miller y Martin, y está en relación a lo que comentas de que "...a los que nos gustan los vinos menos exagerados estamos de suerte.",y es precisamente en qué radica esa suerte; que no sé por qué nos afecta tanto que un vino que a mi me guste muchísimo, Parker lo ignore, y otro que - a mi juicio - no vale nada, Parker le de 95. Para la bodega está clara la cosa, pero ahora viene otro puntuador, y resulta que valora mejor los vinos que a mi más me gustan; también está clara la cosa, tiene otros gustos, otro criterio...¿se beneficiaran ahora bodegas que elaboran vinos bajo este otro criterio? Es posible, es más, seguramente, pero seguro que también, ahora, tendrá detractores y, como antes con Miller, Martin enojara no poco a muchos.
    Saludos, Vicente...por cierto de la cata...lo mejor los Luis Cañas (todos).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Gulillermo
      Gracias por el comentario. Está claro que la puntuación que Parker da a un vino no va a influir en si me gusta o no.
      Lo que si que pueden influir son estos nuevos criterios de puntuación. Especialmente en aquellas bodegas que hacían vinos con ghran influencia de la madera y con elevadas concentraciones, y que ahora ven que esto no sólo no les ayuda sino que les puede perjudicar. Si tenían una uva de calidad y ahora utilizan formas de produccion más respetuosas con la fruta podremos ver vinos muy diferentes.
      Luis Cañas ha sido para mi un descubrimiento. A ver si pruebo sus vinos con un poco de tranquilidad.
      Saludos,
      Vicente

      Eliminar
  5. Buen post, Vicente. Al final volvemos a la percepción de un gran elaborador de vino como Isaac Muga cuando decía que a él lo que le gustan son los "vinos de trago largo, los que no cansan, los que se disfrutan del principio al final de la botella".
    Si puedes mandame el pdf de Martin, please.
    Abrazotes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Mario. En cuanto llegue a casa te lo mando por correo electrónico.
      Un abrazo,
      Vicente

      Eliminar
  6. Hola Vicente.
    Yo he leído el artículo de marras, un poco por encima, es cierto, y la verdad es que la cosa tiene miga. Pero, en mi opinión, dice buenas verdades.
    A ver cuando me pongo y lo comento en mi blog.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Smiorgan
      Como decía en la entrada a mi el artículo me parece muy bueno. Creo que está hecho después de una observación serena de la realidad de La Rioja. Otra cosa es que guste o no lo que dice.
      He estado atento a las críticas que ha recibido, y sinceramente no he visto ni una que me parezca bien argumentada. Las que he leído se centran en el cambio de rumbo en lo que se refiere a los estilos de vino que ahora resultan con mejores puntuaciones, en que las puntyuaciones son ahora más bajas, o en la falta de oportunidad de algunos comentarios.
      Creo, como dice Martin, que la DOC Rioja puede estar durmiéndose en los laureles. Que hay productores que amparados por el prestigio de la marca Rioja se dedican a hacer grandes volúmenes de escasa calidad. En fin, que hay un amplio margen de mejora y que el artículo debería ser motivo de una reflexión serena, y aprovechar esta para mejorar donde haya posibilidades. Pero, yo sólo soy un aficionado, espero una crítica del artículo de alguien con mayor experiencia y conocimientos.
      Saludos
      Vicente

      Eliminar
  7. No quiero entrar ahora en los puntos tratados por Neil Martin pero basicamente estoy de acuerdo en todo lo que expone e incidiría en decir que esa clasificación de crianza, reserva y gran reserva quizá sirvió un día para vender vinos pero a día de hoy es una clasificación obsoleta, que engaña al poco informado -y con desinterés- consumidor y hace un flaco favor al resto de regiones, pero como a ellos les va bien....
    Con respecto a esta cata, me gustaría saber cual es ese vino de 120 € al que te refieres.
    Si que es de coña lo de la ediciín limitada de Ramón Bilbao, pero oye quiza 300 mil sea una edición limitada entre millones, no?- desconozco producción de ramón bilbao. De todas maneras en cata rápida me pareció un vino con buena rcp y resultón cuando no quieres rascarte bolsillo en Rioja.
    El resto de vinos no los he probado aunque de Vivanco recomiendo los monovarietales, especialmente la maturana y el mazuelo de 09.
    A ver si Neil Martin mantiene esa línea crítica y el montón de intereses que hay detrás no le impiden expresar su opiniones libremente tanto para bien como para mal, es algo de lo que estamos faltos tanto los profesionales como los no profesionales y no sólo en el sector del vino. Hace falta ética y honrradez y no todo debería estar justificado solo por el hecho de vender o ganar más dinero.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como decía en la entrada estoy básicamente de acuerdo en lo que propone Martin en su artícuo. Espero que mantenga esa línea crítica y sea coherente. Desde luego, pienso que debería hacer reflexionar a los responsables de algunas DO españolas.
      Con respecto a la clasificación en reservas y crianzas, me parece absolutamente inútil. Como bien dice Martin un reserva no tiene porque ser mejor que un buen vino de crianza, que puede llegar a ser más complejo y disfrutable. Sin embargo, también las clasificaciones me parece que tienen fallos. ¿Es siempre mejor un vino procedente de un Grand Cru borgoñón, que uno que se hace con uvas de un premier cru? Desde mi punto de vista, igual que en la Rioja, el productor es un factor fundamental.
      Estoy de acuerdo con tus apreciaciones del Ramón Bilbao, aparte de lo "limitado" de su producción, me pareció un buen vino para su rango de precios.
      El vino de los 120 euros te lo digo después por privado.
      Saludos,
      Vicente

      Eliminar