viernes, 7 de septiembre de 2012

La Fisna


Todo parece estar un poco negro. Da miedo leer la prensa, y pánico escuchar las noticias en televisión. Hay tuits que se toman un poco a broma la cosa. En España siempre hemos hecho alarde de ingenio, aunque pocas veces hemos sabido sacarle fruto jugoso. Me reía con uno que fechaba en días DTC (después de la tristeza de Cristiano). Pan y circo. Poco pan.



Es fácil deprimirse en esta situación. Es difícil encontrar la ilusión. Hoy en su cuaderno De Vinis, Joan con una entrada que me encantó, recordaba alegóricamente a Tolkien para describir nuestra situación. Decía que intuía las sombras de los dragones de Sauron sobre el cielo claro de Barcelona. En Madrid el cielo está también claro, pero me parece que Sauron está en los corazones de la gente. Veo derrotismo. Creo que necesitamos ilusión, Verdad y trabajo duro. Son las armas para librar esta batalla que, como en la genial obra de Tolkien, ganaremos gracias a los medianos.

Ayer por la tarde encontré algo de esa ilusión en una tienda pequeña de Lavapiés, La Fisna. La conocía desde hace un par de años, aunque creía que después  la habían cerrado. Recuerdo aquella tarde. Fui a buscar unos vinos del gran Zilliken, y Delia estaba muy desanimada. Me dijo que iban a tener que cerrar. Debe ser duro poner tanta ilusión, y pensar que has fracasado.

La gran alegría me la llevé gracias al Facebook, cuando La Fisna anunciaba una degustación gratuita. No seáis mal pensados. Me alegré porque continuaba abierta. Decidí ir a hacerle una visita.

Llego a la tienda y es pequeña, como la recordaba. Algo más que un pasillo ancho. Delia me saluda. Entra un cliente y le pido que lo atienda, no tengo prisa. Estoy deseando curiosear los estantes, donde encuentro a viejos amigos, como Lafarge. Hay también varias muestras completas de  bodegas situadas en pueblos borgoñones de no demasiado relumbrón… Savigny, Pommard

La cara de Delia es diferente a la que recordaba… le brillan los ojos. Llega otro cliente y le pide tres botellas de su clarete, que le lleva con diligencia. Clientela que se siente conocida. Ambiente de tienda de barrio. Realmente uno se siente a gusto aquí.

Charlo un rato con ella, que describe con seguridad sus vinos. Conoce lo que tiene. Han tenido una muy buena idea, de la que me aprovecharé. Cada semana ofrecen a catar algunos de sus vinos, veo la muestra en una máquina de conservación de gas inerte, y hay tres que me llaman la atención.  Comienzo por un rosado de la DO. Monsant.

Les Sorts. (90% samso y 10% mazuela). Celler del Masroig. Me dice que es especial, y ciertamente es un vino con alma. Los rosados han sido denostados en algunos de los cuadernos que sigo. Deberían probar este. Fruta roja muy fresca. Flores blancas. Fondo de tiza y algo de regaliz. Llena la habitación a poco que se le de oportunidad. Suave, aunque con una puntita de carbónico. Buena acidez y correcta intensidad. Cítricos y frutas rojas, amargor elegante. Persistencia increíble para un vino que parece algo ligero. Final cítrico con toques anisados.  Hace falta más.

Sigo con un vino de mesa gallego. As Furnias. Había leído una entrada en el cuaderno de Sibaritastur sobre él, y hacía tiempo que quería probarlo. Grandes alegrías están llegando de Galicia. Su aroma delata con claridad su procedencia. Eucaliptos, menta, monte bajo. Fruta roja muy fresca, y algún animalillo de piel que se cuela aquí y allá. Delia lo había descrito como un vino salvaje, no le falta razón. Paso ligero por boca. Excelente acidez. Recuerdos no muy largos de monte bajo y fruta roja. Frescura. Como decía Jorge, para beber por cajas.

Entran y salen clientes. Unos saben a qué vienen, otros no saben lo que se llevan. Pronto lo descubrirán. Volverán.

Un vino más. Un básico de Borgoña. Domaine Michel Gaunoux Bourgogne 2009. Lo encuentro muy amable, accesible. Me dice Delia que  2009 es una buena añada para iniciarse en estos vinos. Los conoce. En junio estuvo con ellos, volverá en noviembre. No habla de oídas.

Su aroma hace que recuerde, una vez más, por qué me gusta tanto Borgoña. Es elegancia, sutileza. Fresa muy fresca, acompañada de notas de rosas secas, y pimienta. Profundo, agradable.  Una pizca más de volumen y sería enorme. Entra sin preguntar, y va ganándose la boca, hasta que se hace dueño de ella. La llena de fruta y especias, de una acidez muy armónica. Recuerdo que te queda para siempre de un ligero amargor.

Con media sonrisa me viene a la mente la última vez que visité, hace ya tiempo, la sección de champagne de una tienda grande de Madrid. Recibí el mismo asesoramiento que si hubiera ido a comprar gaseosa a una gran superficie. La Fisna es otra cosa. Como decía, una tienda de barrio, en la que Sauron no entra. La ilusión y el trabajo no le dejan. La ilusión y el trabajo de  Delia, una mediana de gran talla. Volveré, es una de mis dos tiendas de referencia en Madrid.

16 comentarios:

  1. Siempre mne han hablado muy bien, los amigos de Madrid, de esta tienda. Y ahora, que puede que pase más tiempo en Madrid (quizás a partir de enero), pienso aprovecharme también de esta excelente iniciativa. Mira que encontrarte As Furnias servido así...qué pasada y qué ocasión!!! Yo tuve que hacer muchos Km para poder conocer la bodega y los proyectos de Juan González Arjones. Juan ya da alegrías, pero dará muchas más. Les Sorts 2011, en cambio, me parece demasiado alcohólico. Hace años que lo bebo y este año me ha pesado demasiado.
    Y por lo demás, estoy encantado de leer esta buena noticia sobre la Fisna. Demasiadas tiendas pequeñas he visto cerrarse en estos últimos años. Hay que defender lo que tenemos y la mejor manera es comprando en ellas!
    Saludos,
    Joan

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pasé un rato excelente en la tienda. As Furnias fue un descubrimiento grande. A fin de mes daré una vuelta por Galicia, no se si tendré tiempo para todo lo que tengo programado, pero desde luego me encantaría conocer el lugar donde nace este vino.
      No tengo referencias de Les Sorts, es mi primer acercamiento a él. Me traje una botella a casa, para catarlo con más tranquilidad, pero me impresionó muy gratamente.
      Si vienes por Madrid y tienes tiempo, a ver si hay ocasión de charlar un rato.
      Saludos
      Vicente

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. No se puede ser más concreto. Te responderé con la misma concreción:
      Me alegro.

      Eliminar
  3. Es realmente difícil mantener hoy en día una tienda de vinos abierta. Nosotros estamos haciendo milagros cada mes para no tener que cerrar. El consumo de vino en toda España ha caído en picado, pero especialmente en Valencia, donde la cerveza lo invade todo y el poco vino que se vende se lo reparten entre Mercadona y El Corte Inglés. una pena de país. aunque seguiremos peleando hasta el último suspiro.
    Un abrazo estimados amigos.
    Juan Ferrer (ENOPATA)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Juan
      Ahora que has aprendido el camino, espero leer tus atinados comentarios siempre que lo tengas a bien.
      Yo desde luego, seguiré tratando de subir la media de consumo de buenos vinos, dentro de lo razonable.
      Una pena que no se centre el consumo en los sitios donde saben como vender el vino.
      Saludos
      Vicente

      Eliminar
  4. Vicente..espero que no fueras a catar el vino sin hacer gasto!!!..jejeje

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un par de botellas del chablis de Piuze, y el Les Sorts que decía en la respuesta a Joan.
      Es lo que tiene ir a sitios como este. Sales con buen vino.
      Saludos
      Vicente

      Eliminar
  5. Si viviera en Madrid esta seria una de mis tiendas de cabecera, seguro.
    Yo no definiría As Furnias como "salvaje" pero cada uno tiene su opinión, para mi es un vino accesible y "amable" aunque diferente para el gusto general.
    Gracias por la referencia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por el comentario. Definir un vino con una sola palabra es complicado, y depende de con que lo estés comparando. Si me pareciera un vino difícil de beber no diría que es para bebérselo por cajas.
      Saludos
      Vicente

      Eliminar
  6. Por lo que comentas de esta tienda, me recuerda a una de las que considero mejor de Cádiz y de España, y no lo digo yo, lo dicen los entendidos que han visitado numerosas de ellas por toda la nación. Su nombre es MAGERIT VINOS Y CAVAS, y te aseguro que tiene de todo en poco sitio... una gran tienda de barrio. Te acercaste en tus vacas?? Si no lo hiciste, apúntala en la agenda de la siguiente temporada, que creo ya está bien llenita, jejeje.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Juan Manuel
      No he estado nunca en Magerit. Es algo que tendré que solucionar en mi próxima bajada. Ni siquiera sabía que había una tienda de nivel en Cádiz. Como digo habrá que solcuionarlo.
      Un abrazo
      Vicente

      Eliminar
  7. Hola Vicente
    Me ha gustado mucho ver que escribes sobre Delia y su tienda. Yo, por un coupage entre vaguería y falta de memoria y tiempo, aún no he ido por La Fisna, pero sí tengo la fortuna de conocer a la pequeña gran Delia por haber coincidido en varias ocasiones. Ambas nos dedicamos al vino desde diferentes ámbitos, pero desde el principio vi en Delia a una de esas personas que es mejor tener cerca, porque puede aportarte sencillez, honradez y muchos conocimientos sin que casi se le note. Espero que La Fisna, que se convirtió en el sueño de Delia en el mundo del vino, siga abierta muchos, muchos años, y aprovecho para reivindicar las pequeñas vinotecas y tiendas de barrio con gente como ella al frente.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Raquel

      Gracias por tu comentario. Bienvenida, creo que esta es la primera vez que te leo por aquí. Esa era una de mis ideas al escribir esta entrada, reivindicar las pequeñas tiendas, que con mucho trabajo e ilusión siguen abiertas proporcionándonos un servicio excelente.
      Suelta la pereza y hazle una visita. Delia en su espacio gana.

      Saludos
      Vicente

      Eliminar
  8. El vino necesita de tiendas como esta para poder ser.

    Saludos,

    Jose

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y las tiendas necesitan de nosotros para sobrevivir. Habrá que apoyarlas.

      Saludos,
      Vicente

      Eliminar