miércoles, 3 de diciembre de 2014

Dominique Roujou De Boubee. Vinos Gallegos.

Interrumpimos nuestro viaje enológico por los vinos de Domonique Roujou de Boubee, a falta de la última parada, Galicia. Debo decir que si en todos los vinos en los que interviene se nota la gran implicación que tiene en su trabajo, la pasión que les pone, cuando habla de sus vinos gallegos lo hace con un brillo especial en la cara. Aquí es donde él hace su vino.

Hay que retroceder un poco en el tiempo para conocer algo mejor la historia de estos vinos. Dominique conoció a su mujer en Burdeos, si la memoria no me falla, mientras ambos estaban estudiando. Se trasladaron Dominique y Laura, a Calonge, donde ella dirigía la bodega Clos D’Agon, y luego a Sant Joan Despi, tras aceptar el puesto de directora técnica de Raventos i Blanc.

Sin embargo, Laura tenía una ambición que supo trasladar a Dominique. Hacer un gran blanco, y hacerlo en Galicia con albariño. En cuanto pudieron se trasladaron a Galicia, y allí empezaron a desarrollar su proyecto junto con Franck Massard (un sumiller de reconocido prestigio internacional). Dieron comienzo de esta forma a su sueño, con el convencimiento de que Galicia es una tierra de grandes vinos, con un enorme potencial, aún por desarrollar.

La bodega se llama Les Tres Amis, y el primer vino que nos presentan en la cata es Audacia  2012 (100% godello). DO. Valdeorras. Me acerco a este vino con curiosidad y temor. Los que me conocen saben de mi aversión por los vinos hechos con esta uva. Tenía cierta esperanza. Mi  amigo Sibaritastur me lo había recomendado fervientemente. Me lo acerco, y el vino se presenta con aromas frescos de pera y notas de flor blanca. Agradable. Cítricos ligeros, y notas de retama. En boca presenta una acidez importante, bien compensada por el peso de la fruta. Buena longitud, que deja  al final recuerdos frutales a pera y lima. ¡Cómo me ha gustado!

El segundo es Alma 2012 (100% albariño la parcela del Sobral, en el Salnés). DO Rias Baixas. Aromas de frutas tropicales, como piña y lima. Sin embargo, es en la boca donde este vino demuestra su valor. Un vino sabroso y con nervio. Una acidez muy bien acompañada, encontrándose en la boca fruta fresca. Melocotón amarillo  y lima. Muy buena longitud. Final elegante, algo amargo y cítrico. Un excelente albariño.


Sigue la cata con Adega Ponte da Boga, una bodega centenaria que tras pasar por vicisitudes varias acabó en propiedad de Hijos De Rivera (propietarios también de Estrella de Galicia). Las fotos que nos muestra de viñas en laderas imposibles me impresionan tremendamente. Habrá que ver si los vinos responden al enorme esfuerzo que se hace para elaborarlos:

Ponte da Boga “Expresión Gótica” 2012 (69% Mencía, 17% sousón, 10% merenzao y 4% brancellao). DO. Ribeira Sacra. Un vino muy floral y especiado, con notas de eucalipto. Un aroma muy elegante y atractivo. Abre hacia notas balsámicas, mentoladas. En boca entra con presencia de acidez suficiente, muy buena estructura. Carga de fruta roja fresca notable. Tiene un final largo, que vuelve a los aromas especiados. A tener muy en cuenta.

Ponte da Boga Bancales Olvidados 2011 (100% Mencía). DO. Ribeira Sacra. Vino con nariz alegre a fruta roja fresca, y especias (clavo, pimienta, laurel). Una boca impresionante, con una estructura perfecta. Su segundo nombre debería ser equilibrio. Muy largo, con ligeras notas finales salinas. Este vino se está haciendo recuperando excelentes viñas viejas, pagando a los agricultores un buen precio por su trabajo. Un motivo más para tenerlo cerca.

Y finaliza la cata de vinos de esta bodega con Porto de Lobos 2012. (100% brancellao). DO. Ribeira Sacra. Vino con un aroma fino, elegante. Aromas florales acompañados por unas notas de sarmientos que armonizan bien. Vino muy fino en boca. La acidez está muy bien sustentada por una fruta  muy fresca, conformando un vino vibrante. Final fresco, que invita a no parar de beber. Un final muy bueno para una bodega que sin duda seguiré.

Y dejo para el final el motivo por el que salgo indignado de esta cata. Finaliza con un albariño de la Adega Pombal A Lanzada. Nombre que hace mención de la playa al norte de la ría de Pontevedra, cerca de Sanxenxo (dentro de la zona de la DO. Rías Baixas). El vino que catamos es As Bateas 2012, un vino que podría llamar la atención por que al principio está un poco cerrado, abriendo a los pocos minutos con aromas de hierba fresca, y notas balsámicas. Podría llamar la atención por una nariz poco habitual para un albariño. Podría llamar la atención por su boca enorme, amplia y fresca. Afrutada y larga, de gran elegancia y verticalidad. Podría llamar la atención porque muchos tratamos de repetir, y las botellas se acabaron, síntoma de que en la cata el vino  gustó.

Algunos pensaran que estoy dando muchas vueltas, pero es que este muy buen vino, por lo que llama la atención es porque haciéndose con uvas provenientes en su totalidad de una parcela integrada en la zona de la DO Rias Baixas,... estando elaborado con uvas procedentes de viñas de entre 100 y 200 años, que deberían ser un orgullo para cualquier DO,.. haciéndose de acuerdo con métodos tradicionales en la zona... ¡es un vino de mesa!

Resulta que si eres un pequeño elaborador y tu vino no huele a “piñita” no te dan la etiqueta de la denominación. No abundo más en el tema que está perfectamente tratado en la entrada de Mileurismo Gourmet, que suscribo al cien por cien.

PS. La espectacular foto del viñedo de Ribeira Sacra está tomada de la web de la Adega Ponte da Boga.

PS2. Los vinos de esta entrada se pueden conseguir con facilidad en la tienda de Tensi (altamente recomendable).

2 comentarios:

  1. Me alegro mucho que te haya gustado Audacia, es uno de los vinos de Dominique que mas me gustan. Donde diferimos en con Alma, no sólo en las notas de cata que no tiene mayor importancia, es algo muy personal y cada botella es un mundo, si no en su valoración. Me parece un buen vino, es indudable pero tiene algo que no termina de gustarme del todo y no se muy bien por qué. No si si este punto más de madurez o su calidez final pero me deja un poco dubitativo.
    Tengo sensaciones encontradas con sus vinos, unos me gustan más y otros mucho menos pero Dominique me parece un buen tío, cosa importante para mi, además de una persona inquieta, dinámica y en constante evolución, creo que hay que seguirle.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Jorge
      Muchas gracias por tu comentario. Como muy bien dices, a Dominique hay que seguirle. A mi me atrajo mucho su filosofía de producción, y como trata de exportarla a los productores que trabajan con él, para conseguir uva de mucho mejor calidad, pagando un precio justo.
      Acabo de leer tu nota de Alma, y las principales discrepancias son la nariz y la apreciación global. En cuanto a esto último a mi me pareció un vino muy equilibrado, aún con esa ligera calidez final. Su acidez hace que me parezca en general un vino fresco. Tal vez yo se algo más tolerante con una cierta madurez que tú, es un tema muy subjetivo. La nariz si que parece de dos vinos diferentes, y eso me llama más la atención. El aroma fue lo que menos me gustó del vino, como se puede desprender de mi nota.
      De cualquier manera como digo el vino me gustó, y estoy pendiente de hacerme con una botella para apreciarla en la tranquilidad de mi casa. Las catas de doce vinos seguidos, como fue esta, tienen sus limitaciones, aunque en este caso mis apreciaciones fueron muy parecidas a las del grupo con el que estaba.
      Un abrazo
      Vicente Vida

      Eliminar