miércoles, 31 de diciembre de 2014

Ideas para el 2015.

Aunque no soy muy de ponerle barreras al tiempo, siempre es bueno recapitular en algún momento y preparar el modo de trabajar en el futuro próximo. En mi caso, brevemente porque la cocina me espera, voy a dedicar unas líneas a contarte mis ideas para este cuaderno en los próximos meses.


Como habrás visto estoy intentando depender menos de los eventos, aunque una buena parte del contenido del blog irá enfocado en ese sentido, que creo es una seña de identidad que me gustaría mantener en el futuro. Cada vez más, sin embargo incluiré alguna  de las recetas que me gusta hacer los fines de semana, comentando el vino con el que irá maridada.

Siguiendo las tendencias en boga, y aunque siempre he sido bastante rebelde, iniciaré algunas entradas con longitud “midblogging”, tan sólo de un par de párrafos, especialmente con lo que llamaré vinos accesibles. Serán vinos que no suban nunca la barrera de los diez euros, y que a mi juicio sean buenos para personas que no han caminado mucho en este mundillo. Serán vinos fáciles de beber, pero que escapen de lo excesivamente comercial. Se me ocurren ahora que podrían incluirse en este grupo Viña Almate, Qvbel, o Biberius, con los que ya he hecho ensayos con mis conejillos de indias (mis compañeros de trabajo). Si tienes propuestas de vinos para esta sección, me encantará recibirlas.

Procuraré, ya lo estoy haciendo de hecho, incrementar el “microblogging”, notas de cata difundidas en Twitter, Facebook e Instagram. No me emociona demasiado, pero me temo que los tiempos nos marcan esas direcciones.

En las próximas entradas hay algunos temas que me hacen mucha ilusión, y que ya están cociéndose. Uno que tengo muchas ganas de que salga, y que espero te guste es “Aprender a amar el vino”, en el que trataré el método de Erik Asimov (crítico del New York Times) para iniciarse en el mundo del vino, disfrutando y sin complejos. Estoy convencido de que no dejará a nadie indiferente.

Tengo mucha ilusión por una serie de entradas dedicadas a algunos de los champanes que se presentaron al Concours d’Epernay des Champagnes du Vignoble. Estos vinos cada vez me apasionan más y me gustaría aportar mi pequeño esfuerzo para intentar desestacionalizarlos y darles su lugar en la mesa, al lado de platos relevantes, más allá de los aperitivos.


En fin, como verás no me faltan ganas para continuar. Espero con ganas tus comentarios, tus puntos de vista, que nos enriquecerán a todos. Que el próximo año te traiga buenos vinos, acompañado por grandes personas. Que los Reyes Magos os dejen algún vino que os emocione.

No hay comentarios:

Publicar un comentario