miércoles, 25 de febrero de 2015

Sentada Sobre la Bestia 2013

Cuando vi la botella de este vino de Fil.loxera y Cia me llamó rápidamente la atención. Unas fauces abiertas y ligeramente ensangrentadas. Un dibujo no muy detallado, como si lo hubiera pensado un niño. Me acerco y veo el nombre: “Sentada Sobre la Bestia 2013”. Sonrío. Veo su precio y pienso, podía ser una buena incorporación para los vinos accesibles del cuaderno. Me lo llevo a casa.

Pensando en las uvas que tiene (58% monastrell, 18% tempranillo, 15% garnacha tintorera y 9% malvasía),  y en que se trata de un vino de perfil mediterráneo. Le irá bien un plato sabroso. No estaría mal probarlo con un estofado de buey con cerveza negra. Reviste cierta contundencia, y  será difícil que el vino lo anule.

Mi carnicería de confianza en Colmenar Viejo es Morán. Buen servicio, conocimiento del producto y buena calidad. Allí me acerco por un kilo de jarrete de buey que me preparan para el estofado. Suelo prepararlo en versión “extremely slow cooking”. Te lo cuento brevemente.

Pongo en la olla un chorro de aceite de oliva y cuando se calienta pongo a pochar una cebolla y un par de pencas de apio en trozos no demasiado menudos. Los dejo unos quince minutos a fuego lento para que vayan haciéndose sin llegar a dorarse. Confitándose. ¡Cómo me gustan los aromas de la cocina!

Mientras, troceo  unas zanahorias cortadas longitudinalmente, y las añado cuando la cebolla y el apio ya están tiernos. Rehogo un poco, y añado la carne troceada y una par de cucharadas de harina. El aroma va poco a poco adueñándose de la cocina. Cierro la puerta para que no tome la casa. Veo que la carne no ha soltado casi líquido. Hay calidad en la olla.

Cuando la carne se ha marcado añado medio litro de cerveza negra. Empleo una artesana, que no nombraré para que no se me enfade el elaborador. Soy de la teoría de que para que un guiso salga bien todos los ingredientes deben ser de calidad, la cerveza no tiene por qué ser una excepción.

Normalmente rallaría algunos tomates para completar la salsa, pero como no es época y no es cuestión de añadir “plástico” al estofado, prefiero usar conserva de tomate de calidad que no me lo fastidie. Fuego lento y a dejar que se vaya haciendo durante unas tres horas. Remover de vez en  cuando para que no se pegue.

Mientras tanto me sirvo una copa. Mi cocina suele mejorar sensiblemente si bebo una copa de vino… o dos.  Aroma que envuelve. Parece animarte a que te olvides de describir olores. Te invita a que disfrutes. Pronto aparecen moras frescas, que van siendo envueltas por ramilletes de hierbas aromáticas. Algo de membrillo, matizado por notas de matorral. Agradable. Sencillo. En la boca fresco, intenso, pero manteniendo una cierta elegancia. Final de arándanos, con algún recuerdo de menta. ¡Muy disfrutable! Sin ninguna complicación. Fresco.

Entre sorbo y sorbo cacheo unas patatas. Error no haberlas elegido bien. Tardan demasiado en ponerse a punto. La carne toma un ligero punto meloso. Corrijo el punto de sal y le doy unas vueltas al molinillo de pimienta negra. Pruebo, y ya está en su punto. Listo para ir a la mesa.



Miro las caras y veo que Blanca y Elena disfrutan. El mejor momento de la cocina. Compartir el placer de ver disfrutar a los tuyos con algo que has hecho, y eso que me faltan dos de mis hijas. Pena de no tener un trozo de buen pan a mano. Esta salsa merecía unos “barquitos”. Tomo nota para la próxima vez: pan y patatas de calidad.

El vino se acopla a la perfección al plato. La fruta roja muy fresca acompaña a la grasa ligeramente dulzona de la salsa. A la melosidad sabrosa de la carne. Crees que te has metido en un bucle sin fin, y la realidad s e impone. ¡El plato se acabó!

Un buen vino este de Pilar Esteve, José Domenech y Joan Lobell. Parece que se toman a guasa los nombres, las etiquetas, casi todo. Los vinos son otra cosa. Habrá que seguir de cerca a Fil.oxera y Cia.  Seguro que de ahí salen nuevas historias.

PS. El vino de puede encontrar en Madrid en Enoteca Barolo (10.20), y en internet en La Botiga Del Vi (9.95)

No hay comentarios:

Publicar un comentario