miércoles, 1 de junio de 2016

Cuatro Bodegas de Vino Vivo 2016.

Tengo la suerte de contar entre mis amigos personas a las que su pasión por la tierra y por el vino, les lleva a elaborar de una forma tremendamente respetuosa por la naturaleza, y con la mínima intervención. Esto sin embargo no siempre les conduce a hacer vinos correctos, si hablamos desde un punto de vista meramente tradicional. Acéticos ligeramente altos, algunas veces brett (olores animales) se pueden encontrar con relativa facilidad en los vinos naturales. Cierto es que muchas veces, cuando estos “defectos” no son elevados y la fruta es suficientemente protagonista, podemos encontrar vinos realmente emocionantes.

Con estas ideas rondando la cabeza, me marco un objetivo que centró mucho mi visita al pasado Salón de Vinos Naturales de Madrid: Encontrar cuatro bodegas que me propongan vinos muy disfrutables, incluso para un bebedor de vinos que no esté muy habituado a los vinos naturales. Mi amiga Esmeralda me había dado una pista de una bobal que busco rápidamente y desde luego colmó mis expectativas. Os cuento:

Después de dar unas vueltas y beber vinos que me parecen realmente interesantes, pero que no recomendaría a una persona que no esté habituada a los vinos naturales, encuentro unos vinos impresionantes y muy en línea con un vino fácilmente disfrutable. Sexto Elemento es un vino en el que la potencia frutal se lleva de la mano con la elegancia. Fresco y directo. Pruebo también David y Goliath en el que las violetas se combinan con notas ahumadas. Algo rústico en boca, pero con suficiente acidez que hacen prever una buena evolución en botella. Finalizo la visita al stand con Respeto 2012, un vino con todos los mimbres para ser un grande. Complejidad aromática, potencia en boca acompañada por una acidez suficiente que le equilibra. Sabroso, pero algo licoroso. Uno de los que tengo que llevar a casa para beber con tranquilidad.

Con Sexto Elemento me he quitado dos espinas: disfrutar un vino sin tener que acordarme de cual es su método de producción, y comprobar que una bobal con clase y calidad es posible. Estos vinos, especialmente si se les deja pulir algo en botella son como los payasos de la tele, para todos los públicos. ¡Encontré la primera! Les seguiré muy de cerca.

Doy una vuelta y charlo un rato con Fabio. Tuve ocasión de probar sus vinos con más tranquilidad de la que voy a disponer hoy. La cata del Petit Bistrot la recordaré con emoción y cariño, pero hoy no les encuentro la gracia de ocasiones anteriores. Muy posiblemente necesiten un poco más de botella, y casi con absoluta seguridad, tendrán días mejores. Sus vinos están vivos, y tienen algún día malo, me temo que hoy no los he pillado en su mejor momento.

Samuel Cano tiene su barril/stand muy cerca de la entrada, le veo y me acerco a saludarle. Sus vinos los conozco bien, y me encantan, pero posiblemente no sean los mejores para el que trate de acercarse a los naturales por primera vez. Su fruta excelente podría parecer enmascarada detrás de un excesivo acético para un "no iniciado". Yo los cato uno detrás de otro y me encantan. La evolución de esta bodega es increible. Aromas mucho más limpios, con dominio de la fruta y notas de bosque. Pero me temo que tocas seguir buscando la segunda de la tanda de cuatro.

En una de las esquinas me encuentro con Els Comuns, una bodega situada en El Molar con unos vinos tremendamente accesibles. Creo que encontré la segunda, aunque sus vinos no son habituales en las tiendas que visito normalmente. Su 2014, un coupage de cariñena y cabernet sauvignon es sencillamente delicioso. Con un equilibrio, limpieza y frescura magníficos. Realmente recomendables.

Nunca había bebido los vinos de Bodegas F. Schatz. Estos Sudtiroleses que emigraron a Ronda y hacen allí unos vinos muy fácilmente disfrutables. No fue difícil encontrar la tercera bodega que siendo natural, tuviera vinos mu limpios y accesibles. Desde su personal chardonnay, con una frescura sorprendente para un vino elaborado en Andalucía, a su petit verdor, pasando por un rosado que se aleja de los parámetros de gominolas y vino facilón a que nos tiene acostumbrados. Un vino serio y fresco que hará, sin duda, mis delicias este verano.

Después de pasarme por el tonel de Barranco Oscuro, y disfrutar realmente sus vinos, me acerco a Nacho González a probar sus "Perdidos". Los vinos de Nacho no defraudan. Su garnacha tintorera, que ya era una vieja conocida, es frutal y fresca, franca y directa. Se bebe sola. Pruebo también su coupage de tintorera y sumoll, que sin llegar a emocionarme como el anterior, es un vino con gran finura y una buena carga frutal que lo hace francamente disfrutable. Me gusta también su godello, y algo menos el vino que está empezando a hacer con palomino y godello, que aún está en "I+D".

Un buen rato el que he pasado con tantos amigos y tan buenos vinos. Desde luego este será un evento anual fijo en mi calendario. Con la "misión cumplida" de encontrar cuatro bodegas recomendables (Sexto Elemento, Els Comuns, F. Schatz, y La Perdida) para los que se inicien en el fascinante mundo de los naturales, salgo del Museo del Ferrocarril, y noto la falta de amor por la tierra que se acumula en la nave que alberga Vino Vivo 2016. Volveré el año que viene con expectativas renovadas y la misma ilusión. Seguro que de ahí salen nuevas historias.

2 comentarios:

  1. Muchas gràcias por el comentario del vino y la foto, nos hace mucha ilusion y ganas de trabajar para hacer nuevos vinos para el disfrute de la gente como vosotros; la feria de madrid es un gran escaparate de estos vinos como se demostro, donde habia grandes vinos como los que mencionais.

    un saludo desde LOS COMUNS el Molar Tarragona Agusti y Jordi

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Queridos Agustí y Jordi,
      Me alegro de que hayáis tenido oportunidad de leer la entrada, no tenía datos de contacto para hacérosla llegar como es mi costumbre. Muchísimas gracias por vuestro trabajo, y por la alegría e ilusión con la que presentáis vuestros vinos. Es una pena que sea muy difícil encontrarlos por Madrid.
      Saludos
      Vicente Vida

      Eliminar