jueves, 7 de julio de 2016

Algo se Mueve en Rioja

Decir que La Rioja es un región vinícola interesante en España puede sonar a perogrullo, peor es cierto que muchas veces es aquí donde se inician los movimientos importantes que después pueden verse reflejados en otras denominaciones. O bien es aquí donde se consolidan y fortalecen las corrientes que se inician en otras regiones en que la inercia de los “grandes” es menor. Estas ideas iban dando vueltas en mi cabeza cuando volvía a casa de una interesantísima cata programada en la UEC.

La cata era interesante en principio porque la coordinaba uno de los testigos de excepción de la España vinícola del último cuarto de siglo, Víctor de la Serna. Él ha hecho mucho más por el vino que ser un simple observador. Elaborador en Manchuela, comenzando cuando la zona no era conocida ni por los más frikis. Pero esta vez venía como relator de lo que a su juicio ha sido la evolución de la España vinícola de los últimos años.

Victor habló de riojas, de vinos gallegos, y de los vinos del este nacional. También de mis queridos generosos de Jerez, y de la recuperación en esta zona del factor terruño. Permíteme que yo, que carezco de su facilidad dialéctica, y que no pretendo más que esbozar un par de ideas que creo interesantes me centre tan sólo en La Rioja. Quédate un par de minutos y te lo cuento:

Comienza Victor con una tendencia que se dio allá por el año 2000, la de los vinos de alta expresión frente a los de corte clásico. Eran los comienzos de la influencia del muy denostado Robert Parker Jr, y de la inclusión de maderamen nuevo y elevadas extracciones que llevaron a un ilustre amante del vino a expresar con pasión: ¡Señores, el vino es un líquido, no un sólido! Sin embargo la muestra que nos trae Víctor no tiene mucho que ver con las sopas de madera, y si con dos formas de elaborar diferentes, pero a mi juicio extremadamente correctas.

El primero es un clásico perfectamente conocido por los amantes del vino. Gran Reserva 904 2001. Bodega La Rioja Alta. (90% tempranillo, 10% graciano). DOCa Rioja. Se presenta algo cerrado con aroma de cuero fino, y algunas notas leves de fruta roja. Conforme va abriendo aparecen mentolados y monte bajo. Algunos orejones. En boca refleja una juventud notable, junto con una enorme y placentera elegancia. Excelente acidez, en una boca redonda y bien perfilada. Finaliza con recuerdos mentolados, y alguna nota animal. ¡Tremendo!

En la esquina de los de alta expresión se encuentra Contino Reserva 2010. Bodega Viñedos del Contino (85% tempranillo, 10% graciano, 5% restante mazuelo y garnacha). Nos cuenta Victor que este fue el primer “chateau” de la DOCa Rioja, una casa solariega antigua rodeada por 62 hectáreas de viñedo. La nariz es agradable, mostrando una forma diferente de concebir el vino. Menos austera. Mermelada de grosellas acompañada por tomillo y notas mentoladas, como de hierbabuena. Aparecen con el tiempo aromas terciarios de tabaco habano. En boca la acidez es correcta, con fruta roja abundante. Suave y redondo, con buen volumen. Final mentolado, con notas golosas y algún amargor elegante. Ojalá fueran así todos los vinos de corte moderno. Boca muy interesante.

La cata continua y volvemos a Rioja, viajando esta vez hasta nuestros días, en los que Victor destaca las nuevas bodegas, no demasiado grandes, que están volviendo a la elaboración más tradicional, frente a los nuevos vinos de pago riojanos. Cita a algunas bodegas de corte tradicional, como Hermanos Peciña, que ya conocerás si hace tiempo que lees este cuaderno.

El vino que representa los tradicionalistas es Valenciso Reserva 2008. Compañía Bodeguera Valenciso. (100% tempranillo). DOCa Rioja. Crianza de 17 meses en barrica de roble francés (más tradicional hubiera sido americano, pero vaya…). En nariz se presenta con notas de tabaco puro, fruta negra y notas mentoladas. Los terciarios van dominando poco a poco los aromas. En boca es fresco, con buena fruta roja, suave, con tanino fino y elegante. Finaliza con recuerdos de arándanos y mentolados.

Terminamos la cata con el representante de los nuevos vinos de pago, Artadi Valdeginés 2010. Bodegas y Viñedos Artadi. (100% tempranillo) DOCa Rioja (por poco tiempo). Crianza de 14 meses en barrica nueva de roble francés. Abre con aromas de vainilla que domina la nariz, va abriendo y aparecen frutos rojos frescos (arándanos) y algunas notas de orejones. Con un poco de tiempo ligeras notas de sotobosque). Demasiada vainilla para mi gusto. En boca es amplio, con abundante fruta roja, y recuerdos de melocotón rojo. Acidez correcta y tanino muy fino. Finaliza dejando ideas de naranja sanguina y alguna nota de especias dulces. Puede y debe evolucionar bien.

La cata sigue con vinos de mi tierra gaditana, pero las ideas más interesantes siguen en La Rioja. Movimientos interesantes a la búsqueda del protagonismo que debe tener el terruño. Los jóvenes de Rioja’n Roll están haciendo cosas interesantes. He bebido varios de sus vinos y me han parecido francamente disfrutables. Decía Víctor, y no puedo estar más de acuerdo con él, que es necesario que se dé protagonismo a los pueblos de los que proceden los vinos. Sin prisas, por ahora sólo los pueblos. Hay que tener en cuenta que otros países nos llevan en esto siglos de ventaja, pero es bueno abrir el camino.

Los grandes están en contra de estas movidas. Decía García Carrión que Rioja es en sí misma una marca de prestigio. Que no hay que hacer nada para mejorar. ¡Que va a decir él! El problema es que las DO están en manos de los grandes. Sin embargo no ver los problemas es un error, y el hecho de que en una misma denominación coexistan “reservas” de 3.5€ con otros de 95€ es difícil de explicar, especialmente en el extranjero.

¡No hay que perder el ánimo! Escuché hace poco Turandot, y me gustaría que el espíritu de Nessum Dorma, especialmente la frase que el príncipe en riesgo de muerte canta con pasión: “Al alba venceré”. Esperemos que no quede mucho para el alba. Los de Rioja’n Roll son un grupo interesante, seguro que de ahí salen nuevas historias… al alba.



PS. Por si no has tenido ocasión de escuchar la increíble aria de Turandot, te dejo aquí un video. Son sólo tres minutos. Si después de escucharla no has sentido nada, ponte la mano en el corazón… puede que estés muerto.



No hay comentarios:

Publicar un comentario