domingo, 11 de septiembre de 2016

Soy Blogger y Me Gusta Serlo

Soy blogger y me gusta serlo. Me encanta escribir y contar mis experiencias alrededor del mundo del vino. Hablar de vinos que me emocionan, de gentes que me cuentan historias de su trabajo, de su amor por la tierra. Hablar de campos en los que gentes con mucho esfuerzo y no poca sabiduría comparten sus frutos.

Me gusta hablar de vinos que expresan la tierra, aun cuando haya quien diga que eso son inventos para confundir. Me emociona beber vinos de parcelas contiguas, y comprobar que cada uno tiene su personalidad propia. Beber vinos que te cuentan que en ese año el agricultor las pasó canutas para sacar algo aprovechable.

Soy blogger y me gusta serlo. Me gusta patear el campo, ver de primera mano las cepas. Empaparme de la sabiduría de las personas que los trabajan. Alucino cuando tienen la generosidad de ofrecerme alguno de sus vinos viejos, porque están compartiendo conmigo su historia, sus ilusiones. Me encanta aspirar los olores que después buscaré en el vino.

Me encanta compartir una mesa con los amigos. Me gusta reír y charlar alrededor de platos sencillos o algo más elaborados, bebiendo buenos vinos. Me gusta debatir sobre lo humano y lo divino, con el punto de apertura que ofrece el haber bebido un par de copas.

Soy blogger y me gusta serlo. A pesar de ello me conozco, y sé que soy inconstante y que cada entrada puede ser la última. Sé que hay gente que sabe mucho más que yo, que podría compartir cosas mucho más interesantes que las que yo cuento, por eso me limito a contar mis experiencias, mis emociones.

Lo que dudo es que haya mucha gente que le ponga más ilusión en formarse, en tratar de comprender y buscar, aun cuando muchas veces sólo pueda llegar a la superficie. Por eso se me puede ver en tantos eventos a los que acudo a formarme, dedicando mi tiempo y mi dinero. Por eso me pego a la gente humilde de la que puedo aprender tanto.

Soy blogger y me gusta serlo. Y aunque no soy perfecto, dudo que haya quien pueda ponerle una coma a mi honradez. Han intentado comprarme (por poco dinero) para que hable bien de una bodega y lo he rechazado. Se han cabreado conmigo los bodegueros que me han enviado muestras que nunca pedí y de las que no escribí, porque no me emocionaron. Se han molestado conmigo por haber tardado mucho en escribir, porque no tengo tiempo de beber con tranquilidad cada botella, de contrastar mis impresiones con mi familia, especialmente con mi hija Belén, que tiene la sensibilidad de la gente buena, y una sonrisa a la que no puede engañar ningún vino.

Seguramente no volveré a aceptar muestras, no porque me parezca mal que haya quien lo haga, sino porque no quiero que nada ni nadie condicione lo que escribo o lo que bebo. La vida es muy corta, y prefiero pasar cada segundo de ella disfrutando con lo que hago. Prefiero no tener la sensación de haber pasado por la vida sin haberla exprimido. Prefiero haber intentado hacer la vida un poco mejor para los que están a mi alrededor.

Soy blogger y me gusta serlo. Por eso me indigna cuando hay gente que con cierta gracia, o sin ninguna, se erigen en juez y parte. Gente que se sitúa por encima de todo, repartiendo la miseria sobre todos por igual. Me indigna que haya blogueros que traten de extorsionar a los restauradores, aunque seguramente lo hacen porque en muchas ocasiones les da resultado. Me indigna que se generalice, sin dar un solo ejemplo. Me indignan los diosecillos a los que les gusta ver sólo el fango, que están encantados con él porque no tienen otra cosa de que hablar que de la miseria.

Soy blogger y me gusta serlo. Me encanta leer las impresiones de Mariano, las de Jorge “Sibarita”, las de Mario el “baranda enochalado”, los pequeños y grandes placeres de Smiorgan, o la enoarquía de Carlos. Lo mismo que me gustaba leer a Joan Gómez, y a Jose y a tantos otros que lo han dejado por cansancio, por hartazgo, porque ya no tenían ganas de contar,.. O porque les habéis hundido el ánimo… los sinvergüenzas canapeteros,… y los que disfrutáis difundiendo el apocalipsis.

Hay muy buena gente entre los que escribimos, hay gente que no espera nada más que devolver al mundo del vino una infinitésima parte de lo que este le ha dado. Hay buena gente que le echa muchas horas a juntar letras para escribir algo digno, que trata de acercarse a un mundo algo hermético, en el que muchas veces le han dado con la puerta en las narices, por haber tenido la osadía de querer ver los campos, compartir un rato. Y que pretende en el futuro tener una nueva oportunidad, porque ama la tierra y quiere estar sobre ella.

Soy blogger, me gusta serlo, y estoy orgulloso de ello, porque no dependo del prestigio del colectivo, sino de la satisfacción que genera el interés y la ilusión que pongo en lo que hago. Del tiempo que dedico a conocer, a leer, a investigar. Mi satisfacción no puede depender de si hay quien cobra por sus artículos, o es dirigido por tal o cual empresa de publicidad, o de quien pide muestras, sino sólo de lo que yo hago.

Hoy día mantener un blog es más difícil. Tienes que esforzarte más, porque de entrada se supone que eres un corrupto o un “ni putas” con ínfulas. Como dije me han dado recientemente con la puerta en las narices para un proyecto en el que había puesto una ilusión especial. Están en su derecho sin lugar a dudas, pero yo estoy en el mío de seguir intentándolo, de seguir tratando de difundir la cultura del vino a través de mis experiencias y mis emociones. Como decía un amigo sólo soy un loco gritando desde un árbol, pero voy a seguir arriba todo lo que pueda.

Os dejo con una reflexión de Chris Columbus, el director de cine: “Puedo entender el valor de mostrar a la gente la miseria del mundo, su fealdad, pero creo también que hay lugar para las películas que infunden a la gente esperanza”

20 comentarios:

  1. ... y porque si no siguierais vosotros ellos habrían ganado.

    Oño y porque recordemos que hace 15 años sólo había 2 o 3 opiniones válidas en este perro país. Lo que decían ellos 2 o 3 y punto en boca y el que se mueve no sale en la foto.

    Saludos,

    Jose

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Jose. Sigo en la brecha, si no fuera complicado no sería tan intereszante.

      Saludos
      Vicente.

      Eliminar
  2. Estupenda entrada Vicente. La empatía me hace entenderte muy bien aunque haya cosas que no comparto. Todos tenemos anécdotas varias. Mi amor por el vino está por encima de algún que otro gilipollas sobrado, bodegueros que no nos respetan como consumidores que somos, porque somos eso, consumidores que opinamos y algún que otro incoherente que no sabe muy bien el negocio en el que está. Por otro lado, me he encontrado a algunos consumidores como yo, de los que me gusta aprender y algunos bodegueros que saben hacer bien las cosas, y no hablo de elaborar.
    El vino me apasiona y aunque haya días que no me apetezca seguir por algún marrón simplemente por ser no casarme con nadie, de momento, gana lo primero.
    Aaah y gracias por tu confianza, seguimos. Abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Jorge. Como le decía a Jose, seguimos en la brecha.

      Un abrazo
      Vicente

      Eliminar
  3. Vicente, no era necesaria la aclaración para los que te conocemos y seguimos. Al final, el tiempo pone a todos en su sitio, y es triste que haya que aclarar ciertas cosas para que no confundan las Churras con las Merinas. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tus palabras, Carlos. A ver si tenemos la oportunidad de encontrarnos de nuevo delante de algunos buenos vinos.
      Un abrazo
      Vicente Vida

      Eliminar
  4. Hace mucho tiempo que intento escribir este mismo post, desde la energía positiva que postulas, y siempre me acaba saliendo la bilis. Y lo dejo. Gracias por hacerlo, y por seguir con ello. Abrazo grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La bilis la cura el tiempo. La entrada ha tenido que estar madurando un tiempo. Estoy convencido de que merece la pena seguir.
      Un abrazo
      Vicente Vida

      Eliminar
  5. Ánimos Vicente, ha de haber de todo en esta vida!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu comentario.
      Saludos
      Vicente Vida

      Eliminar
  6. Unas palabras que leeré una y otra vez… describen a la perfección lo que pasa por nuestras cabezas. Un autorretrato al que (no somos pocos) nos encontramos muy bien reflejados. Un placer leerte. Una abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tus palabras, maIVIatge. Ese es mi pensamiento, que hay más gente honrada de lo que parece. Un sinvergüenza pillado hace mucho más ruido que muchos que dedican su tiempo a su afición sin esperar nada a cambio.

      Eliminar
  7. Gente como tú enaltecen el mundo del vino. Anda que no lucho yo contra lo que dices. Y a mis eventos intento invitar siempre a gente que vive el vino con la pasión precisa, y con emoción. La honradez y la humildad ante todo. No me gustan los "superbloggers", como no me gustan los "supersumilleres" ni nada que lleve el calificativo de "super". Bueno, a veces un "supervino" sí me gusta! Jeje.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Álvaro

      Me abrumas. No creoq ue enaltezca nada, sólo pretendo disfrutar y compartir en un momento que no es el mejor para los bloggers.

      Un abrazo
      Vicente Vida

      Eliminar
  8. Enhorabuena Vicente por el post. Me ha encantado este párrafo, no podrías haberlo expresado mejor:

    "Por eso me indigna cuando hay gente que con cierta gracia, o sin ninguna, se erigen en juez y parte. Gente que se sitúa por encima de todo, repartiendo la miseria sobre todos por igual. (...) Me indigna que se generalice, sin dar un solo ejemplo. Me indignan los diosecillos a los que les gusta ver sólo el fango, que están encantados con él porque no tienen otra cosa de que hablar que de la miseria."

    La verdad es que en redes sociales hay muchos de esos que tú citas, de los que cobardemente tiran la piedra y esconden la mano, acusando sin dar nombres y apellidos para así generalizar y extender la mierda. Imagino que se creen que sólo ellos pueden hablar y opinar, y no los bloggers por no ser en su mayoría profesionales del vino.

    Enhorabuena de nuevo y un saludo.

    Jose

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Jose

      Muchas gracias por tu comentario. En efecto hay mucho de eso, y a mi juicio hacen tanto daño como los aprovechados. Parecen adalides del pensamiento único.

      Saludos
      Vicente

      Eliminar
  9. Hola Vicente.
    Gracias por incluirme en esa lista de tan sonoros nombres.
    Estoy contigo. Yo seguiré escribiendo lo que quiera y cuando quiera, y quien quiera leer que lea, y quien no, nadie le obliga.
    Sí que el mundo blogger se ha llenado de mucha gente que, más allá del placer de compartir experiencias, busca otra cosa: llenar el buche, la cartera o la bodega. Y de muchos otros, que sin las más mínimas nociones ni de vino ni de lenguaje, se lanza al ruedo con sabe Dios que fines. Pero no somos todos.
    Así que, el que quiera, adelante, y el que decida dejarlo, pues bien también. Yo me niego a ser metido en según qué sacos.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Smiorgan

      Por supuesto que hay mucho indeseable en el mundo blogger, pero eso no debería ser justificación para que metan a todos en el mismo saco, haciendo afirmaciones por las que parece que la excepción es la gente honrada.

      Saludos
      Vicente

      Eliminar
  10. ¿Blogger? ¿Eso no está tipificado en el código penal? ;-))))

    Enhorabuena por el post.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que como el fiscal anticorrupción no tiene trabajo, le van a encargar perseguir a los bloggers.

      Saludos
      Vicente Vida

      Eliminar