jueves, 20 de octubre de 2016

Celler Vell. Cavas Artesanos

Esta bodega no llamó mi atención por los medios habituales: sugerencias de mis tenderos de confianza, comentarios de algún aficionado que conozco, reseña en un blog de los que leo normalmente, o cosas así. Lo que me atrajo fue la página web de la bodega, que miré después de que me ofrecieran unas muestras. Me resulta incómodo este tipo de ofrecimientos y normalmente no los acepto (es la última vez que lo hago, por motivos que ahora no vienen al caso). Pero, ¿qué tenía esta web de especial? Déjame que te lo cuente mientras vamos conociendo sus vinos.

Si abres la página de Celler Vell lo primero que te encuentras es una foto de una maqueta de tren, ambientada en un paisaje del Penedés. En mi juventud me apasionaban los trenes eléctricos, especialmente los de corriente alterna que fabrica Märklin. Aún recuerdo, y anda por mi casa, mi primera locomotora, una pequeña de la famosa serie 3000 que se fabricaba en los 60 y cayó en mis manos casi destrozada. Aún funciona. Si a estos bodegueros les gustan los trenes, me dije, son buena gente; es más, gente divertida. ¿Serán capaces de reflejarlo en sus vinos? El gusanillo empezó a roerme y ya no paró. Tenía que probarlos.

El primero de los cavas que pruebo es su Celler Vell Brut Nature Reserva, y doy fe de que es un vino divertido, que se disfruta sin demasiadas complicaciones. Sin aristas, con aromas de panadería, manzana reineta y corteza de limón. Un vino que se bebe solo, pero que acompaña muy bien las comidas. Fresco y directo. Se me hace la boca agua, cuando recuerdo lo bien que se llevó con mis albóndigas de merluza y gambas.

Sigo curioseando su web y me dirijo al blog, allí encuentro sus recetas con cava. Algunas de ellas con una pinta tremenda. La imagen de que los cavas, y los espumosos en general, son para momentos especiales y celebraciones, está muy extendida, y no sólo en España. Hace poco en la revista Bloomberg, el actor austriaco Christoph Waltz propuso sus cinco reglas del champagne: entre las que estaba que hay que reservarlo para ocasiones especiales, y que si no se sabe lo que se está bebiendo, mejor que se beba cerveza o Coca-Cola. Seguramente lo dijo para quedar bien, pero podía perfectamente haberse reservado su opinión. El champagne, como los espumosos en general, son para disfrutarlos cuando se quiere, se tenga conocimientos sobre él, o no.

Pero por lo que parece en Celler Vell tienen las ideas claras y están dispuestos a trabajar por eliminar tabúes. Investigo un poco y me entero de como Pere Struch fundó la empresa en 1954. Sus hijos han seguido trabajando en la empresa familiar, vinificando sólo las uvas de sus tierras, aquellas que ellos han trabajado, y cuya evolución han podido seguir de cerca. Seriedad y experiencia parece que acompañan a la diversión... No es una mala combinación.

Mientras mi mente sigue "currando", descorcho Celler Vell Cuvée Les Solanes (chardonnay, xarel.lo y pinot noir). Las chardonnay y xarel·lo se vinifican por separado, realizándose la fermentación en barrica, posteriormente se completa el tercio restante con pinot noir vinificada en blamco. El resultado es un vino muy amable en nariz, donde encuentro aromas de manzana verde, junto con pan caliente y almendras tostadas.Junto a ellos algunas notas de piel de limón. En boca es muy fresco y amplio, con la burbuja muy bien integrada. Entrada cítrica que va ganando complejidad en boca, apareciendo notas de bollo suizo, y de almendras. Final muy fresco, en el que vuelve la piel de limón, junto con un ligero amargor muy elegante. Aguantó de película un marmitako de bonito.

El último cava que voy a probar, Estruch Brut Nature Gran Reserva ECO, que está elaborado en ecológico con uvas pinot noir y chardonnay. Este vino sube un notable escalón de calidad con respecto a sus hermanos. Está claro que estas uvas han sido mimadas de forma especial, y la diferencia en el vino es fácilmente perceptible. El aroma es complejo, con aromas de pastelería combinados con manzana verde, y notas sutiles de frutos rojos y calizas. En boca es cremoso y amplio, muy equilibrado, con una frescura notable. Finaliza con notas de piel de lima combinadas con almendras tostadas. De impresión.

Es curiosa la evolución mental de divertido a serio, y de ahí a comprometido. El cava ECO me ha impresionado de forma especial. Espero que marque la línea de la bodega en su compromiso con la tierra. Ojalá vea nuevos cavas "responsables" de esta bodega. Estoy convencido que de hay surgirían nuevas historias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario