domingo, 5 de marzo de 2017

Navazos OVNI PF 2015


Hace ya bastante tiempo que probé mi primer OVNI, creo que fue en 2012. En aquella ocasión era un vino elaborado con uva pedro ximénez, que me trajo muy gratos recuerdos de mi infancia, no demasiado cercana. Las uvas con las que se hizo el vino que hoy nos ocupa son palomino fino de pagos del interior del marco, y la verdad es que en los días que llevo probándolo me ha sorprendido por ser un vino sin complicaciones, muy fácil de beber.

Me estoy liando, y ni siquiera te he presentado el nombre del vino. Se trata de OVNI PF 2015, un vino de la bodega José Estévez, que comercializa el Equipo Navazos, en colaboración con la tienda asturiana Coalla Gourmet. En un principio Equipo Navazos y Coalla Gourmet tenían la pretensión de comercializar una nueva visión de los vinos blancos andaluces. La que, como ya he dicho en otras ocasiones, se consumía de forma habitual en Cádiz y Córdoba en bares y en las casas, muchas veces producciones hechas para el consumo propio.

Ya había por aquel entonces algunos blancos secos que se bebían por palés en verano bien fríos, pero su calidad era, y lo sigue siendo, cuando más mediocre. Hacía falta dar un empujón, y demostrar que la palomino va más allá de la fama de uva insulsa y falta de acidez. ¡Y vaya si lo hizo! Se abrió camino para unos vinos en los que la tierra es un factor importante, demostrándose que es esta una uva que responde de formas muy diferentes cuando el terruño tiene diferencias relevantes, exposición, calidad del suelo, cercanía de la mar. Una uva en la que se marca el terruño.

La palomino no es una uva en la que la acidez sea una baza a manejar, pero también es cierto que si en lugar de recolectarla sobremadura, cuando puede dar unos 15º de alcohol, se vendimia en su justa madurez, con unos 11º en los pagos más cercanos a la costa, o con unos 13º  en el interior, se dan unos vinos con una cierta frescura y en los que apreciar una cierta salinidad y unos reflejos calizos muy atractivos no es tarea que revista una gran complicación. Este es el camino que abrió OVNI, y que hoy comprobaremos con OVNI PF 2015.

Un vino de la bodega José Estévez, elaborador que se prodiga mucho entre las selecciones realizadas por el Equipo Navazos, sin lugar a dudas por el tremendo “fondo de armario” que tienen, y porque Eduardo Ortega es su director técnico, y por lo tanto conoce muy bien los tesoros que tiene escondidos. En la etiqueta un malabarista con cuatro bolas en el aire, sugiriendo que estamos ante una obra de difícil equilibrio. ¡Acompáñame a probarlo!

Está elaborado en esta añada con uvas procedentes de pagos jerezanos del interior, lo que permitiría una mayor graduación alcohólica, pero dado que es un vino cuyo propósito es que se beba bien y con una cierta frescura, se ha mantenido en doce grados. Para apoyar la fermentación se añadió al vino flor de fino jerezano, que en cualquier caso se hubiera producido, aunque con mayor dificultad, en un vino de esta graduación. Se mantuvo en depósito durante seis meses, con un escaso velo que sostuvo una cierta  crianza biológica, aún cuando no le protegió por completo de la oxidación, por su levedad.

OVNI PF 2015 es un vino de aroma medio/intenso en el que las notas de panadería están presentes, pero por debajo de los recuerdos de paseos por la bajamar, de los limones mientras se pelan, de las algas húmedas traídas a la playa después del levante, y de las calizas de los campos gaditanos. Algunas avellanas tostadas, y especias morunas. En boca es amplio, suave pero intenso, con acidez suficiente. Deja un final en el que los cítricos acompañan los atisbos yodados, y las algas. Se bebe con gran facilidad, fresco y suave.

En casa acompañó de maravilla un pollo tikka-masala, suave pero muy sugerente, con las especias que me recomendó como siempre mi amiga Yuli. Queda alguna botella más de los Navazos en casa, que no tardaré en beber, pero que iré alternando con algunos tempranillos riojanos entre los que ando buscando algunas joyas, y que estoy convencido de que serán nuevas historias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario